Recuerdo 3: Lunación segada

—Es un inútil. No sirve para nada y nunca servirá. Sólo me ha causado disgustos y gasto de recursos. Sé que fue un regalo para tu duodécimo aniversario, pero han pasado cinco años y ya no es un potro3.1. Nadie ha conseguido domarlo, ni nadie nunca lo hará, y menos tú. Es un salvaje. Nació en luna llena, eso debe ser la explicación. Mañana el lunario predice de nuevo plenitud. Lo siento, pero la guadaña está afilada y deberá hacer su trabajo.

Al alborear, Sigfrido retiró la montura, se abrazó al cuello del caballo y con la fuerza de su corazón se mantuvo unido, mientras Gottlieb en su libertad cabalgaba más allá del horizonte.

Ver vídeo

Comparte este recuerdo en: