Recuerdo 109: La última batalla

Las Montañas Azules109.1 dibujaban el camino en la lontananza109.2. Sigfrido109.3 irguió su cerviz109.4. La pesada armadura guardaba en sus arañazos antiguas historias. La espada, firmemente sujeta, brillaba al sol del ocaso. Gottlieb109.5, su caballo, lo miró de reojo y supo que debían ponerse en marcha. Detrás dejaban una cruenta empresa. El puente levadizo había quedado destrozado, apenas permanecían colgando las cadenas metálicas que antes lo sustentaban. Sigfrido no lo volvería nunca a cruzar.

Había decidido abandonar su sino, un destino impuesto por el rey del castillo109.6. Ahora podía tomar las riendas de su eternidad.

Ver vídeo

Comparte este recuerdo en: